Unesco tapó partes íntimas de esculturas para no «ofender sensibilidades». Usaron tangas y bragas

Al parecer ya no será posible hacer obras al desnudo, el público se ha hecho muy sensible y lo peor de todo es que se hacen quejas innecesarias. Este desaire lo sufrió el escultor Stéphane Simon, a quien le pidieron que cubriera los genitales de su obra con bragas y sostén.

Su obra fue expuesta por la Unesco en su instalación Memory of Me de Paris en la que celebraban las jornadas de patrimonio nacional.

En las obras el artista intenta expresar como figuras humanas se exponen por completo antes imágenes y fotografías. Una reflexión sobre la tomada excesiva de selfies y las posturas adoptadas por las estatuas.

Todo muy bien hasta ahí, el problema estuvo cuando un día antes de la exposición, a Simon le comunicaron que tenía te tapar con bragas los desnudos.

El tema del género y la genitalización está muy en auge por estos días, exponer o suponer que es hombre por tener un miembro masculino suele ser tomado como un insulto. A pesar de las quejas del artista, la Unesco insistió y él se vio obligado a colocarlas.

Lo cierto es que el artista no quiera tocar ese tema, pero las redes sociales y algunos periódicos no lo dejaron pasar desapercibido.

Era claro que ocurriría pues ver encajes colocados a obras de ropa interior tan elaboradas no combinaban claramente. La percepción se ha hecho algo muy invasivo y hasta irrespetuoso, pues las personas pueden alegar sentirse ofendidas.

La Unesco lo ha reconocido como un error, pero es algo que la forma de considerarlo afecta a todo el mundo. Para pedir respeto primero debemos darlo y dejar de intentar la dominación de nuestras percepciones a un lado.

 

Fuente: upsocl