La bondad es un don que solo poseen las personas inteligentes

Cuando hablamos de bondad nos referimos a esas personas que siempre se caracterizan por hacer el bien y promover todo los bueno para quienes están a su alrededor, además son benevolentes, amables y se preocupan por ayudar a otros. Esta es sin duda una de las características más resaltantes de cualquier ser humano.

De acuerdo al especialista en neurociencia afectiva, Richard Davidson, “la base de un cerebro sano es la bondad”, pues él cree que se trata de la parte más alta de la inteligencia, de hecho podemos quedar sorprendidos de lo que somos capaces de hacer gracias a este don.

La bondad logra la felicidad en la vida de otros  y también en la persona que la profesa ya que deja a un lado su satisfacción personal mientras se preocupa y ayuda en los intereses de otros. Este tipo de acciones generalmente son recompensadas con la gratitud y eso por supuesto llenan el corazón.

Por si fuera poco una persona bondadosa es afable, tierna, cuidadosa, atenta, empática, fraternal, y conecta con los sentimientos de otros, siempre atento a lo necesario. Si lo asociamos a la amabilidad se trata de esa consideración que se tiene con otros y que claro todos merecemos.

Cabe destacar que ser bondadosos con otros es también serlo con uno mismo. Al llenar a otros con felicidad también nos llenamos nosotros mismos. Pero para lograrlo debemos deshacernos de la individualidad y mantener nuestras metas pensando en el colectivo.

Uno de los grandes retos de la bondad es comportarnos de la misma manera con conocidos y desconocidos, pues es muy fácil ser generosos con personas cercanas, pero el verdadero reto es hacerlo con aquellos que no consideramos nuestros amigos o seres queridos.

Es importante alimentar la bondad cada día de nuestras vidas, pensando en que haciendo feliz a los demás también podemos ser felices nosotros mismos y eso solamente lo puede entender una persona inteligente.

 

Fuente: i24mujer